Seguro de coche:
Tu protección en caso de accidente

Las mejores ofertas para tu protección y la de tu coche:

  • Seguro a terceros
  • Seguro a terceros ampliado
  • Seguro a todo riesgo
  • Seguro a todo riesgo con franquicia

SOLICITAR AHORA

Home Seguro de coche Tiempo de lectura: 6 min

El seguro de responsabilidad civil de automóviles es uno de los pocos seguros obligatorios en España. Debes estar asegurado para poder circular en coche. La protección de este seguro se acredita ante la oficina de registro mediante una confirmación electrónica. 

Existen cuatro tipos de seguros para coches en el mercado español: a terceros, a terceros ampliado, a todo riesgo y a todo riesgo con franquicia. Cada uno de estos seguros consta de diferentes niveles de protección, así como de diferentes precios.

¿Qué es un seguro a terceros del vehículo?

Por regla general, el seguro a terceros o parcial de daños propios, sólo puede contratarse junto con el seguro de responsabilidad civil de automóviles. Es una póliza destinada a cubrir los daños causados a terceros en el que el titular de la póliza sea el responsable. Este tipo de seguro es el seguro mínimo legal e incluye entre sus coberturas la Responsabilidad Civil y la Defensa Jurídica.

¿Qué es un seguro a terceros ampliado?

Incluye todas las coberturas del seguro a terceros complementándolo con coberturas opcionales, como por ejemplo, asistencia en viaje (grúa), daños al conductor (indemnización por invalidez, gastos médicos, fallecimiento), robo e incendios. Otros de los riesgos asegurados pueden ser:

  • Rotura de cristales
  • Accidentes con animales salvajes
  • Fuego
  • Inundación
  • Tormenta / granizo
  • Robo o robo parcial del coche
  • Ciertos daños naturales (incluyendo avalanchas)

No cubre los daños del coche en un accidente que tú hayas podido ocasionar o seas culpable, como por ejemplo, chocarte contra una columna.

¿Qué es un seguro a  todo riesgo?

El seguro a todo riesgo es el seguro más completo para automóviles. Incluye todas las coberturas mencionadas anteriormente y se le añaden los daños intencionados causados por uno mismo. Esto significa que también se le pagará una prestación al titular de la póliza en caso de ser responsable de una colisión.

¿Qué es un seguro a todo riesgo con franquicia?

La única diferencia entre un seguro a todo riesgo con y sin franquicia es que éste consta de un importe económico pactado entre el usuario y la aseguradora por el que se tendrá que hacer cargo el usuario en caso de ser culpable de un siniestro. 

Tiene un coste menor que el seguro sin franquicia. Debemos tener en cuenta que cuanto mayor sea la franquicia, menor será el coste de la póliza. Este tipo de seguros son aconsejables para personas que no usan el coche diariamente.

¿Merece la pena un seguro a todo riesgo?

El seguro a todo riesgo es opcional, pero vale la pena para la mayoría de los vehículos. Esto significa que recibirás una compensación económica en caso de ser responsable de un accidente y que podrás reparar el vehículo o comprar uno nuevo. Si compraste un vehículo con un credit y no dispones de un seguro a todo riesgo, tendrás que seguir pagándolo aunque ya no puedas disponer del vehículo.

El seguro a terceros tiene sentido para los vehículos más antiguos. Es más barato que uno a todo riesgo y ofrece una protección bastante buena para los riesgos más comunes, como pueden ser la rotura de cristales y los accidentes con animales salvajes. Sólo los vehículos más antiguos, con un alto kilometraje y un valor bajo pueden prescindir de un seguro a todo riesgo, ya que apenas hay compensación para estos vehículos.

Con el seguro a todo riesgo, la compensación siempre se limita al valor de reposición del vehículo. Esto significa que nunca podrás obtener más dinero que el valor actual del vehículo en caso de siniestro.

¿Cómo se calcula la prima en el seguro del automóvil?

Para calcular las primas en los seguros de coche son relevantes los siguientes factores:

  • Tipo y valor del vehículo: cuanto más alto el precio del coche, mayor será el precio del seguro.
  • Edad del conductor: encontramos diferentes grupos divididos por edad. Las personas aseguradas que tienen entre 18 y 25 años forman parte del grupo de alto riesgo e implica un valor más elevado de la póliza.
  • Años de carnet: normalmente a partir de los 25 años no es necesario que figures como conductor habitual, aunque hay aseguradoras que requieren 25 años de edad y más de dos años de experiencia.
  • Historial de siniestralidad: todos los siniestros se archivan en una base de datos en la que todas las aseguradoras tienen acceso. En caso de haber tenido algún accidente, se pasará a formar parte del grupo de “alto riesgo” y el precio de la prima de seguro será superior. En caso de no haber sufrido ningún accidente, es posible que se ofrezca una bonificación en la prima.

¡Déjate aconsejar!

Aprende más